¿Cómo elegir la pasta de dientes y el colutorio adecuados?

El dentífrico y el colutorio son aliados imprescindibles de la higiene bucodental, esenciales para preservar la salud del esmalte y de las encías, así como para mantener en óptimas condiciones la cavidad oral.

Una boca y unos dientes cuidados, libres de mal aliento y con tono blanco, son sinónimo de un buen cuidado dental. En toda rutina de higiene dental es imprescindible el uso de una pasta de dientes que se adapte a las necesidades de la persona y un colutorio que realice una acción antiséptica y protectora que refuerce los efectos de la pasta. Por ello, de manera general, elegir la pasta de dientes y el colutorio no es fácil.

Cada persona es un caso particular, por lo que la elección de una pasta dentífrica determinada pasa por tener claras las necesidades de higiene bucal de cada uno.

La persona más indicada para recomendarte qué pasta dental debes usar es tu dentista, ya que conoce las particularidades y el estado de tu boca, por lo que podrá aconsejarte en función de tus necesidades. No dudes consultar con los especialistas de Clínica Dental Conde Duque.

Los enjuagues bucales son complementarios a la pasta de dientes y el hilo dental en las rutinas diarias de higiene. Para una eliminación completa de los restos de alimentos en dientes y encías se utilizan este tipo de fórmulas que llegan a lugares de difícil acceso. De la misma manera que con el dentífrico, déjate aconsejar por tu dentista.

Rutina de Cepillado

Como mínimo debes lavarte los dientes 3 veces al día, después de cada comida y especialmente por la noche, pues no hay actividad en tu boca y si hay bacterias entrarán “a sus anchas”.

Utiliza un cepillo de cerdas suaves y que llegue sin problemas a la parte posterior de la boca. Si tu cepillo tiene limpiador de lengua te será muy útil para eliminar los elementos nocivos y evitar el mal aliento.

Debes utilizar el hilo dental al menos una vez al día, preferiblemente antes de irte a dormir. Asegúrate de que sea de un grosor adecuado para el espacio entre tus dientes.

Puedes usar el colutorio cada vez que cepilles tus dientes como paso final de tu rutina, pero también entre cada cepillado para tener siempre un aliento fresco y mantener las bacterias bucales a raya.

Haz un comentario